Periodoncia

La periodoncia es la especialidad de la odontología que engloba la prevención, diagnóstico y tratamiento de la patología de los tejidos de soporte y circundantes de los dientes o sus sustitutos. La encía sana es rosa pálido, firme y no sangra.
Las enfermedades periodontales son las que afectan a los tejidos (periodonto) que rodean y sujetan a los dientes a los maxilares, y que afectan a un gran porcentaje de población. Se trata de enfermedades de causa infecciosa bacteriana.

Causas de la EP

La causa principal de la enfermedad periodontal son las bacterias que habitan en la boca y que se depositan sobre los dientes y encías. Cuando estas bacterias sobrecrecen, pueden producir lesiones en los tejidos. Existen factores agravantes como el tabaco y ciertas enfermedades como la diabetes, entre otros.

Síntomas

El síntoma más frecuente de la enfermedad periodontal es el enrojecimiento de encías así como el sangrado espontáneo o con el cepillado. También pueden aparecer otros como son el mal olor o mal sabor de boca, sensibilidad al frío y al calor, cambio en la posición original de los dientes, dientes alargados, dolor o incluso movilidad.

Consecuencias

La ausencia de tratamiento de periodoncia conduce a la pérdida progresiva de dientes. Además se ha demostrado una serie de importantes consecuencias para la salud general.

Tratamiento

El tratamiento en periodoncia consiste en eliminar los factores que producen la enfermedad y crear un ambiente oral para que la salud de dientes y encías se pueda mantener a largo plazo. Antes de tratar estas patologías, se realiza un estudio clínico y radiológico para valorar la situación inicial.

  1. Raspado y Alisado Radicular:Es la fase básica de tratamiento que va dirigido a eliminar bacterias acumuladas en la boca. Cuando la enfermedad está avanzada, además puede ser necesario realizar cirugías periodontales.
  2. Cirugía Periodontal: Es la fase de tratamiento que tiene como objetivo principal eliminar las bacterias que están localizadas a mayor profundidad de las bolsas periodontales. Además pueden corregirse defectos anatómicos producidos a consecuencia de la enfermedad. Existen situaciones en las que el hueso o encía perdidos pueden recuperarse mediante técnicas regenerativas o mucogingivales.
  3. Cirugía Regenerativa: Son procedimientos que permiten recuperar el hueso perdido mediante la colocación de materiales de relleno que favorecen el crecimiento óseo.
  4. Cirugía Mucogingival: Son técnicas quirúrgicas que permiten corregir la calidad y/o cantidad de encía en ciertas localizaciones.

Mantenimiento

Un control favorable de la enfermedad periodontal requiere de un programa orientado a mantener y mejorar los resultados del tratamiento inicial, así como prevenir la aparición de nuevas enfermedades. Es importante que el paciente mantenga una higiene oral adecuada y realice visitas periódicas con su periodoncista.

Preguntas frecuentes

¿Qué provoca la EP y qué factores intervienen en el desarrollo de la misma?

El aumento de la flora bacteriana de la boca más una predisposición genética a padecer la enfermedad hacen que se desarrolle la EP. Otros factores como; tabaco, deficiente o insuficiente higiene oral, alteraciones hormonales, enfermedades sistémicas como diabetes, ciertas medicaciones, etc. agravan el problema.

¿Cómo se trata la EP?

El tratamiento de la EP se lleva a cabo por especialistas en periodoncia y tiene como objetivo restablecer la salud bucal del paciente. Este consiste en disminuir el nivel de bacterias patógenas que se encuentran en la boca. Mediante mini-instrumentos y utilizando técnicas mínimamente invasivas se lleva a cabo el tratamiento de desinfección periodontal por el cual se eliminan la bacterias que se han acumulado bajo la encía.

En algunos casos, dependiendo del tipo de EP, es necesario hacer microcirugía en determinadas zonas de la boca para restablecer los tejidos que has sido dañados o bien para acceder a zonas muy profundas. Estos tratamientos microquirúrgicos se llevan a cabo con microscopios de última generación y microinstrumental quirúrgico, reduciendo con ello su agresividad y las posibles molestias postoperatorias, pudiéndose suprimir frecuentemente el uso de cualquier tipo de suturas.

¿Es contagiosa la EP? ¿Y hereditaria?

La EP no es contagiosa sino transmisible. Según los últimos estudios llevados a cabo en parejas de más de 20 años de convivencia, la flora bacteriana de ambos cónyuges es similar debido a la transmisión de bacterias de uno a otro. Para desarrollar la enfermedad es necesario que exista además de bacterias, una predisposición genética a padecerla. No obstante, este dato es especialmente importante ya que aumenta el riesgo de padecer la EP. Por ello si su pareja tiene EP es aconsejable realizar una consulta con el periodoncista.

En cuanto a si la EP es hereditaria, los últimos estudios arrojan que existe una marcada predisposición genética a padecer la EP, no siendo hereditaria la enfermedad sino esta predisposición a padecerla. Se recomienda hacer un estudio periodontal a todos los parientes biológicos de pacientes periodontales.

¿Qué es el Tratamiento Periodontal Preventivo?

Una vez tratada y curada la EP, se evalúa por parte del periodoncista, el riesgo de destrucción periodontal personal del paciente. Este riesgo, es debido a la imposibilidad de modificar factores influyentes como la predisposición genética y que hacen necesario realizar un tratamiento de apoyo para controlar la flora bacteriana y mantener esta en niveles biológicamente aceptables. Este TPP es personal e individualizado y variará según el riesgo de destrucción periodontal. En esta etapa, es fundamental la colaboración del paciente.

Se debe cumplir la frecuencia de visitas programada por el periodoncista para mantener la EP controlada. Recuerde que el paciente es el más interesado.